Por el Agua, la Sangre y el Espíritu

Perspectiva # 16 del Libro de Moisés

Moisés 6:58–60

Con la contribución de Jeffrey M. Bradshaw and Matthew L. Bowen

La doctrina del renacimiento en Moisés 6:59–60

En Moisés 6:59–60 leemos estas significativas palabras acerca de la doctrina del renacimiento:

Según el Libro de Moisés, Enoc y otros profetas antiguos enseñaron la doctrina del renacimiento3. Enoc citó la palabra de Dios a Adán en el sentido de que el hombre debe “nacer… en el reino de los cielos” para ser “[santificado] de todo pecado… y [gozar] de las palabras de vida eterna en este mundo, y la vida eterna en el mundo venidero” 4, sí, la gloria inmortal.José Smith enseñó que los principios del renacimiento son estrictos y exactos y que a menos que el hombre los obedezca de la manera ordenada por Dios, no puede obtener la vida eterna5. Primero debe nacer para “ver el reino de Dios” 6. Entonces él debe “[nacer] de agua y del Espíritu” para entrar en el reino7. Este proceso ha sido enseñado por los profetas en todas las épocas. No confía totalmente en la acción del Espíritu o en la función de las ordenanzas, sino en ambos. “Nacer de nuevo viene por el Espíritu de Dios a través de ordenanzas”8. A través de este proceso, el poder de Dios se manifiesta para transformar a un hombre o mujer mortal en un “hijo [o hija] de Dios”9.En Moisés 6:59 se hace una distinción significativa entre las “palabras de vida eterna” y la “vida eterna” misma. Aunque no tenemos una interpretación autorizada de esta distinción, una posible interpretación de las “palabras de vida eterna” sería como una referencia a la promesa segura de exaltación que solo puede ser recibida de manera anticipada “en este mundo”10 a través de las ordenanzas terrenales y celestiales que revelan los “misterios del reino de los cielos”11. Por supuesto, la “vida eterna” en sí misma solo puede ser dada “en el mundo venidero”12, después del tiempo de probación.En un discurso de 1839 sobre el tema del Segundo Consolador, el profeta José Smith enseñó que es “nuestro privilegio orar y obtener”13 el conocimiento de que estamos sellados para la vida eterna. Para prepararnos para este privilegio, se nos dice en la revelación que debemos “estar diligentemente atentos a las palabras de vida eterna” y que vivamos “de toda palabra que sale de la boca de Dios” 14. El Profeta explicó que inicialmente es el Primer Consolador, el Espíritu Santo, el que “os enseñará”. Finalmente, más comúnmente en la próxima vida, el momento gozoso vendrá cuando, por fin, como el Salvador prometió, “vendréis a mí y a mi Padre”15.En Moisés 6:59, el agua, el espíritu y la sangre se presentan como símbolos del nacimiento mortal después de la Caída y también como símbolos del nacimiento espiritual en el proceso de redención. Luego, en el versículo 60, se nos da una breve explicación del simbolismo de estos tres elementos en lo que se refiere a los resultados progresivos de las ordenanzas de salvación. Hugh Nibley resume esta progresión de la siguiente manera16:

El agua es un acto fácil de obediencia, … “[P]or el agua guardáis el mandamiento”. “No sé, sino que el Señor me lo mandó”17. Ese es tu sacrificio. Así que usted se bautiza como un acto de obediencia. Entonces “por el Espíritu sois justificados”. Ese es el Espíritu Santo. Ese es tu estado de ánimo. Si solo lo hace por ser obediente, ese es el primer paso necesario aquí. El Espíritu te da el ánimo. Naturalmente, tú entras en él: el entendimiento, el acuerdo sin el cual cualquier acto no tendría ningún sentido. No solo te bautizan como un “saco de arena”18. Tienes que ser bautizado físicamente, pero luego va más allá de eso al Espíritu, donde entiendes y eres consciente de lo que está pasando. El Espíritu Santo hace eso. Él trae todas las cosas a tu mente y “[te] recordará todo”19. Entonces lo último es “y por la sangre sois santificados”. No puedes santificarte sino renunciando completamente a la vida de este mundo, lo que significa sufrir la muerte, lo que significa el derramamiento de sangre. Este es el final de la vida terrenal, y la gente lo evita y teme más que cualquier otra cosa. … Es por eso que encontramos intermediarios para el sacrificio. … Así que el derramamiento de sangre es tu declaración final de que estás dispuesto a renunciar a esta vida por la otra, y es un acto de fe.

El “testimonio del cielo”

Habiendo explicado la doctrina del renacimiento, el Señor describe ahora cómo se puede llegar a un conocimiento seguro de esa creencia a través de lo que se denomina el “testimonio del cielo” 20 y ser sellados para la vida eterna “mediante la sangre de mi Unigénito” 21:

El término “testimonio”, se menciona cuatro veces en estos siete versículos; cada mención se suma a la comprensión general de la bendición prometida:

    • “[D]e manera que se da para que permanezca en vosotros; el testimonio del cielo” (v. 61) Esta frase se expande sobre la promesa dada en Moisés 6:52: “[R]ecibirás el don del Espíritu Santo”. Mientras que en el v. 52, la bendición de la promesa mencionada específicamente tiene que ver con pedir y recibir, en el v. 61 se mencionan otras bendiciones, incluyendo “las cosas pacíficas de la gloria inmortal” (en OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento]) o “las llaves del reino de los cielos” (en OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento]). Nótese, sin embargo, que DyC 42:6132 relaciona las “cosas apacibles” con “los misterios” como el resultado de la revelación, fortaleciendo la conexión entre el enunciado de la OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento] y el v. 52:

Si pides, recibirás revelación tras revelación, conocimiento sobre conocimiento, a fin de que conozcas los misterios y las cosas apacibles, aquello que trae gozo, aquello que trae la vida eterna.

Obsérvese que la frase del OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] recuerda las palabras de Jesucristo a Pedro en Mateo 16:19 que están asociadas al poder de sellar:

Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos33.

.
En otro lugar José Smith equipara el “poder que registra” con el poder de sellamiento — o, en otras palabras, el poder que “ata en la tierra y también en los cielos”34.

    • “y se han creado y hecho todas las cosas para que den testimonio de mí”; “todas las cosas testifican de mí” (v. 63) Aquí, el Señor se basa en Su declaración del testimonio revelador del Espíritu Santo para afirmar que todo lo que Él ha creado, en el cielo y en la tierra, también sirve como un testimonio de Él35. Hugh Nibley observó36:

Hay un pasaje maravilloso de Santillana sobre esto37. Los antiguos creían que vivimos en medio de un gran variedad en el que todo refleja todo lo demás. Esta es una hermosa expresión de ello. .… La tierra es un reflejo del cielo, y el cielo un reflejo de la tierra. Usamos el lenguaje de uno para describir lo que sucede en el otro una y otra vez. Consideramos que el templo aquí, como siempre lo hicieron los antiguos, refleja el modelo celestial.

      • “Este es el testimonio del Padre y del Hijo” (v. 66) Aunque, el “Espíritu Santo, que da testimonio del Padre y del Hijo” anteriormente “descendió sobre Adán” 38 por un momento, el “Consolador” que se le promete en el v. 61 de ahora en adelante “permanecerá” en él, recordando la promesa de Juan 14:16 de “otro Consolador” que “esté” con los discípulos “para siempre”39.

    .

En un discurso de 1839 sobre el tema de este “Segundo Consolador”, el Profeta enseñó que es “nuestro privilegio orar y obtener”40 el conocimiento de que estamos sellados para vida eterna. El Profeta explicó que es el “Primer Consolador”, el Espíritu Santo, el que “os enseñará” hasta el momento en que, por fin, seamos aptos para recibir la bendición prometida cuando “[vendréis] a mí y a mi Padre”41.El conocimiento seguro proporcionado por el “testimonio del cielo” es algo más que el testimonio previo que debe llegar a los que han sido bautizados dignamente y, tras la confirmación, están preparados para “recibir el Espíritu Santo”42. El versículo 66 asocia el “testimonio del Padre y del Hijo” con “una voz del cielo” que declara que Adán ha sido “bautizado con fuego y con el Espíritu Santo”. Note que en el versículo 68, habiendo recibido este testimonio celestial, o “la palabra profética más segura”43, Adán es entonces divinamente declarado como un “hijo de Dios”44.

Vocabulario y temas comunes en Moisés 6:61-66 y el Nuevo Testamento

En perspectivas45anteriores, discutimos las frecuentes semejanzas en el vocabulario y la redacción de Moisés 6 con el Nuevo Testamento. Tanto en su uso frecuente de “testimonio” como en su mención de “agua”, “Espíritu” y “sangre”, Moisés 6:61-66 muestra notables similitudes, especialmente con la literatura joánica, pero a diferencia de las similitudes comentados anteriormente, actualmente no tenemos pruebas de que los autores del Nuevo Testamento se basaran en ideas más antiguas presentes en la antigua literatura de Enoc cuando compusieron sus relatos. Hasta que no se encuentren tales pruebas, podemos suponer que estas semejanzas se deben a una fuente antigua común, son producto de una revelación independiente, o bien son artefactos del proceso de traducción reveladora46.Significativamente, los escritos del Nuevo Testamento atribuidos a Juan están repletos con el concepto de registros celestiales y terrenales47. En su evangelio, leemos que Juan el Bautista (y Juan el Apóstol) dio testimonio de Cristo (1:19, 32, 34)48, que Jesús da testimonio de Sí Mismo (8:13–14), que la gente que vio la resurrección de Lázaro “daba testimonio” (12:17), y que Juan “dio testimonio”, un “verdadero” testimonio, de que la sangre y el agua salieron del costado de Jesús cuando Él fue traspasado. En 3 Juan 1:12 se registra de manera similar: “[T]ambién nosotros damos testimonio, y vosotros sabéis que nuestro testimonio es verdadero”. Apocalipsis 1:2 relata que “Juan su siervo, quien ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo y de todas las cosas que ha visto”. De particular interés es 1 Juan 5:5–8, que describe el testimonio del cielo y la tierra en conexión con los tres elementos del agua, el espíritu y la sangre, haciéndose eco de su mención en Moisés 6:59–60:

¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad.Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan en uno.

Algunas de las palabras en estos versículos se muestran en cursiva porque se omiten en casi todas las traducciones modernas, estas palabras, referidas como la “coma joánica”, no aparecen en los manuscritos más antiguos de la Biblia.

Además de la importancia de la mención común del agua, el Espíritu y la sangre en el Libro de Moisés y en 1 Juan, estos son los únicos casos en que estos elementos se mencionan juntos en la Biblia y en otras partes de las escrituras de los Santos de los Últimos Días49. Los argumentos de los dos pasajes son algo similares pero diferentes en cuanto a su alcance y aplicación. En 1 Juan, los tres elementos sirven como testimonio del nacimiento mortal y de la muerte redentora del Hijo de Dios, mientras que en Moisés 6, son símbolos de la muerte mortal y de la posibilidad de renacimiento espiritual para toda la humanidad..

En perspectivas posteriores exploraremos los antiguos precedentes del proceso de renacimiento espiritual examinando una por una la naturaleza individual de los símbolos del agua, el espíritu y la sangre en las ordenanzas.Este artículo es una adaptación de Bradshaw, Jeffrey M. y Matthew L. Bowen. “‘By the Blood Ye Are Sanctified’: The Symbolic, Salvific, Interrelated, Additive, Retrospective, and Anticipatory Nature of the Ordinances of Spiritual Rebirth in John 3 and Moses 6”. En Sacred Time, Sacred Space, and Sacred Meaning (Proceedings of the Third Interpreter Foundation Matthew B. Brown Memorial Conference, 5 November 2016), editado por Stephen D. Ricks y Jeffrey M. Bradshaw. The Temple on Mount Zion 4, 43–237. Orem y Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation and Eborn Books, 2020, págs. 54, 56–58, 170, 172–173.

Otras lecturas

Bradshaw, Jeffrey M. y David J. Larsen. Enoch, Noah, and the Tower of Babel. In God’s Image and Likeness 2. Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation and Eborn Books, 2014, págs. 79–82.

Bradshaw, Jeffrey M. y Matthew L. Bowen. “‘By the Blood Ye Are Sanctified’: The Symbolic, Salvific, Interrelated, Additive, Retrospective, and Anticipatory Nature of the Ordinances of Spiritual Rebirth in John 3 and Moses 6”. En Sacred Time, Sacred Space, and Sacred Meaning (Proceedings of the Third Interpreter Foundation Matthew B. Brown Memorial Conference, 5 November 2016), editado por Stephen D. Ricks y Jeffrey M. Bradshaw. The Temple on Mount Zion 4, 43–237. Orem y Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation and Eborn Books, 2020, págs. 54, 56–58, 170, 172–173.

Draper, Richard D., S. Kent Brown y Michael D. Rhodes. The Pearl of Great Price: A Verse-by-Verse Commentary. Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2005, págs. 104–105.

Nibley, Hugh W. 1986. Teachings of the Pearl of Great Price. Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS), Brigham Young University, 2004, págs. 279–280.

Referencias

Andrus, Hyrum L. Principles of Perfection. Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1970.

Bradshaw, Jeffrey M. Temple Themes in the Oath and Covenant of the Priesthood. 2014 ed. actualizada Salt Lake City, UT: Eborn Books, 2014.

———. “Now that we have the words of Joseph Smith, how shall we begin to understand them? Illustrations of selected challenges within the 21 May 1843 Discourse on 2 Peter 1″. Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 20 (2016): 47-150.

———. “Foreword”. En Name as Key-Word: Collected Essays on Onomastic Wordplay and the Temple in Mormon Scripture, editado por Matthew L. Bowen, ix-xliv. Orem and Salt Lake City, UT: The Interpreter Foundation and Eborn Books, 2018.

Faulring, Scott H., Kent P. Jackson y Robert J. Matthews, eds. Joseph Smith’s New Translation of the Bible: Original Manuscripts. Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 2004.

Jackson, Kent P. The Book of Moses and the Joseph Smith Translation Manuscripts. Provo, UT: Brigham Young University Religious Studies Center, 2005. https://rsc.byu.edu/archived/book-moses-and-joseph-smith-translation-manuscripts. (consultado el 26 de agosto de 2016).

Nibley, Hugh W. 1986. Teachings of the Pearl of Great Price. Provo, UT: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS), Brigham Young University, 2004.

Santillana, Giorgio de y Hertha von Dechend. 1969. Hamlet’s Mill: An Essay on Myth and the Frame of Time. Boston, MA: David R. Godine, 1977.

Smith, Joseph, Jr. The Words of Joseph Smith. Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1980. https://rsc.byu.edu/archived/words-joseph-smith-contemporary-accounts-nauvoo-discourses-prophet-joseph/1843/21-may-1843. (consultado el 6 de febrero de 2016).

Smith, Joseph, Jr., Andrew H. Hedges, Alex D. Smith y Brent M. Rogers. Journals: May 1843-June 1844. The Joseph Smith Papers, Journals 3, ed. Ronald K. Esplin y Matthew J. Grow. Salt Lake City, UT: The Church Historian’s Press, 2015.

Smith, Joseph, Jr. 1938. Teachings of the Prophet Joseph Smith. Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1969.

Notas sobre las ilustraciones

Figura 1. © Brigham Young University Museum of Art. Permiso otorgado con la amable asistencia de Clyda Ludlow y Trevor Weight, Departamento de Registro de MOA.

Notas al pie de página

 

1 “[T]e doy el mandamiento”, que entendemos que remite (implícitamente) a B, el mandamiento de creer. “Por tanto” fue añadido en OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] (K. P. Jackson, Book of Moses, s.v. OT2 página 18 [Moisés 6:53–63]).

2 Las palabras en cursiva se incluyeron en OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento], pero fueron trasladadas, modificadas y truncadas (por ejemplo, dejando fuera “los misterios de”) en OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento]. OT2 dice: “[T]e doy el mandamiento de enseñar estas cosas sin reserva a tus hijos, diciendo: que de la misma manera que nacieron en el mundo por la caída que trae la muerte, por el agua y la sangre y el Espíritu que yo he hecho y así se convirtieron en polvo en un alma viviente, así debéis nacer de nuevo del agua y el espíritu y ser limpiados por la sangre, incluso la sangre de mi unigénito, en los misterios del reino de los cielos” “(ibíd., s.v. OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento]página 18 (Moisés 6:53–63)). La versión OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] en lugar de la versión OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento] se usa en la edición 2013 de Moisés 5:59.

3 Moisés 6:59–68.

4 Moisés 6:59.

5 Véase HL Andrus, Perfection, págs. 170–175.

6 Juan 3:3, énfasis añadido. Véase J. Smith, Jr., Teachings, 15 October 1843, pág. 328. Cf. J. Smith, Jr. et al., Journals, 1843–1844, 15 October 1843, pág. 114.

7 Juan 3:5, énfasis añadido. Véase J. Smith, Jr., Teachings, 15 October 1843, pág. 328. Cf. J. Smith, Jr. et al., Journals, 1843–1844, 15 October 1843, pág. 114.

8 J. Smith, Jr., Words, Willard Richards Pocket Companion, Before 8 August 1839 (1), pág. 23. Cf. J. Smith, Jr., Teachings, 2 July 1839, pág. 162. Véase también DyC 84:19–25; JST Éxodo 34:1–2.

9 Moisés 6:68.

10 Véase J. M. Bradshaw, Temple Themes in the Oath, págs. 59–63.

11 SH Faulring et al., Manuscritos originales, OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento] Moisés 6:59, pág. 102.

12 Véase J. M. Bradshaw, Temple Themes in the Oath, págs. 68-71. Cf. H. W. Nibley, Teachings of the PGP, pág. 279.

13 J. Smith, Jr., Words, Before 8 August 1839 (3), pág. 14, gramática modernizada.

14 DyC 84:43–44.

15 J. Smith, Jr., Words, Before 8 August 1839 (3), pág. 15, gramática modernizada. Cf. DyC 84:45–47.

16 H. W. Nibley, Teachings of the PGP, págs. 279–280.

17 Moisés 5:6.

18 Véase J. Smith, Jr., Enseñanzas, 9 de julio de 1843, pág. 314: “Se podría bautizar tanto a un saco de arena como a un hombre, si no se hace con vistas a la remisión de los pecados y a la obtención del Espíritu Santo”. Cf. J. Smith, Jr. et al., Journals, 1843–1844, 9 July 1843, pág. 56.

19 Juan 14:26.

20 Moisés 6:61.

21 Moisés 6:62.

22 OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento] dice “que en ti es dado el testimonio del cielo”. El cambio a “que en ti se da el testimonio del Cielo” se hizo en OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] (ibíd., s.v. OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] pág. 18 (Moisés 6:53–63)).

23 Cf. Moisés 6:66.

24 Se hizo un cambio en OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] de puño y letra de Sidney Rigdon en sustitución de OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento] “the Peac[i]ble things of immortal grory” [glory] (las cosas apacibles de la gloria inmortal) (S. H. Faulring et al., Original Manuscripts, OT1 (pág. 14), pág. 102. Cf. DyC 36:2; 39:6; 42:61). Significativamente, OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] dice: “las cosas apacibles de la gloria inmortal” (K. P. Jackson, Book of Moses, s.v. OT2 pág. 18 (Moisés 6:53–63)). Tenga en cuenta que DyC 42:61 vincula las “cosas apacibles” con “los misterios” como resultado de la revelación:

Si pides, recibirás revelación tras revelación, conocimiento sobre conocimiento, a fin de que conozcas los misterios y las cosas apacibles, aquello que trae gozo, aquello que trae la vida eterna.

Después de una decisión del comité de publicación de RLDS en la preparación de su publicación de 1867 de la “Versión Inspirada”, Moisés 6:61 usa la versión OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento] en lugar de la versión OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento].

25 “through” (mediante) se agregó en OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] (K. P. Jackson, Book of Moses, s.v. OT2 pág. 18 (Moisés 6:53–63), pág. 614).

26 OT1 [manuscrito 1 del Antiguo Testamento] y OT2 [manuscrito 2 del Antiguo Testamento] dice “which” (con). Esto se cambió a “quién” en la preparación del manuscrito de la “Versión inspirada” de RLDS para su publicación.

27 H. L. Andrus, Doctrinal, págs. 257–258:

Hay varios elementos simbólicos en esta declaración de Pablo. En el bautismo, el hombre es sepultado con Cristo en la muerte, y el “anciano” es crucificado con Cristo. Cuando el cuerpo está bajo el agua, es un símbolo del cuerpo de Cristo en la tumba. Así como Cristo fue resucitado por la gloria del Padre, lleno de una plenitud de la naturaleza divina del Padre, así el hombre debe salir de la tumba líquida a una “nueva vida”, estando lleno de los poderes divinos que se dan en el nuevo nacimiento para permanecer en Él. Finalmente, en el bautismo el hombre es como una semilla que debe ser plantada para que brote para una nueva vida. La promesa de Dios es que aquellos que son plantados juntos a semejanza de la muerte de Cristo, también serán semejantes a su resurrección. La nueva vida que obtendrán en la resurrección es la vida eterna, o la clase de vida glorificada que posee Cristo. José Smith explicó (J. Smith, Jr., Teachings, 20 March 1842, págs. 197–198. Fuente original: JS, Discourse, Nauvoo, IL, 20 March 1842, Wilford Woodruff, Diary, págs. 134–138 [p. 136]; manuscrito de Wilford Woodruff; CHL, publicado como contenido provisional en The Joseph Smith Papers, https://www.josephsmithpapers.org/paper-summary/discourse-20-march-1842-as-reported-by-wilford-woodruff/3 [consultado el 23 de enero de 2020]):
“Dios ha puesto muchas señales en la tierra, así como en los cielos; por ejemplo, el roble del bosque, el fruto del árbol y la hierba del campo, todos son señales de que allí se ha plantado una semilla, porque el Señor ha decretado que todo árbol, toda planta y hierba que lleve semilla debe reproducir su propia especie, y no puede nacer de acuerdo con ninguna otra ley ni principio. “Conforme al mismo principio, yo declaro que el bautismo es una señal ordenada por Dios que el creyente en Cristo debe tomar sobre sí a fin de entrar en el reino de Dios, porque según dijo el Salvador, “el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”, dijo el Salvador. Ésta es una señal y un mandamiento que Dios le ha dado al hombre para entrar en Su reino. Los que intenten entrar de alguna otra manera, lo intentarán en vano, porque Dios no los recibirá ni los ángeles aceptarán sus obras como muestra de reconocimiento, porque no han obedecido las ordenanzas ni han hecho caso de las señales que Dios ordenó para la salvación del hombre, a fin de prepararlo para la gloria celestial.

28 Tomamos la respuesta plena de Adán, personificada en su súplica al Señor, como un indicador de su deseo de “escuchar” (A) obedientemente los mandamientos del Señor. Hay que admitir que, dado que el término “escucha” o su equivalente no aparece explícitamente en este pasaje, es el más débil de los paralelismos con la lista de mandamientos dada en Moisés 6:52.

29 Consideramos que se trata de una interpolación del narrador, que explica que Moisés 6:67 se refiere al “testimonio del cielo” que se mencionó en Moisés 6:61.

30 I.e., según el orden de Jesucristo, que fue “hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Hebreos 6:20. Cf. Salmo 110:4). Adán es así hecho sacerdote “para Dios” (véase Apocalipsis 1:6).

31 Cf. Salmo 2:7. Adán es así hecho sacerdote “para Dios” (véase Apocalipsis 1:6).

32 Cf. DyC 36:2, donde se le dice a Sidney Rigdon: “[R]ecibirás mi Espíritu, el Espíritu Santo, sí, el Consolador, que te enseñará las cosas apacibles del reino”; DyC 39:6: “[E]l bautismo de fuego y del Espíritu Santo, sí, el Consolador, el cual manifiesta todas las cosas y enseña las cosas apacibles del reino”.

33 Cf. DyC 132:45–46.

34 DyC 128:9, énfasis añadido.

35 Cf. Romanos 1:19–20; Alma 30:41, 44; Helamán 8:24.

36 H. W. Nibley, Teachings of the PGP, pág. 280.

37 G. d. Santillana et al., Hamlet’s Mill, pág. 333.

38 Moisés 5:9.

39 Contrasta Juan 14:26 y DyC 21:9, que se refiere al “primer” Consolador, es decir, el Espíritu Santo.

40 J. Smith, Jr., Words, Before 8 August 1839 (3), pág. 14, puntuación modernizada.

41 Ibíd., pág. 15, puntuación modernizada, palabras entre corchetes añadidas. Cf. DyC 84:45–47.

42 Hechos 8:15, 19; 2 Nefi 31:13; 32:5; 3 Nefi 28:18; 4 Nefi 1:1; DyC 25:8; 84:74; Moisés 8:24.

43 Para un análisis detallado del discurso de José Smith del 21 de mayo de 1843 sobre 2 Pedro 1 en el que habla de la “palabra profética más segura” (2 Pedro 1:19), véase J. M. Bradshaw, Now That We Have the Words.

44 Moisés 6:68.

45 Central de la Perla de Gran Precio, “Enoch’s Prophetic Commission: Introduction”, Libro de Moisés Perspectiva #1 (1 de mayo de 2020); Central de la Perla de Gran Precio, “The Son of Man, Even Jesus Christ, a Righteous Judge”, Libro de Moisés, Perspectiva #15 (7 de agosto de 2020).

46 Para conocer la opinión de Bradshaw sobre el proceso de traducción de José Smith, véase J. M. Bradshaw, Foreword.

47 Véanse también, dentro del corpus paulino, los siguientes pasajes: Romanos 10:2; 2 Corintios 8:3; Gálatas 4:15; Colosenses 4:13. Véase también Job 16:19; 1 Nefi 10:10, 11:7, 32, 36; 12:7; 13:24; 14:27, 29; Enós 1:20; Helamán 8:14; 3 Nefi 11:15, 32, 35, 36; 17:15, 16, 25; 18:37, 39; 19:14, 33; Éter 4:11, 5:4; DyC 20:27–28; 42:17; 76:23, 40; 93:6, 11, 15, 16, 18, 26.

48 Cf. 1 Nefi 10:10 (Juan 1:36) y DyC 93:6, 11, 15, 16, 18, 26.

49 Aparece en un contexto diferente, Job 16:19 declara: “[E]n los cielos está mi testigo, y mi testimonio está en las alturas”. Apenas se mencionan estos versículos en las enseñanzas de José Smith. En los argumentos a favor de la personificación separada de los tres miembros de la Divinidad, citó la frase “estos tres concuerdan en uno” en dos ocasiones (J. Smith, Jr., Words, McIntire Minute Book, 16 February 1841, pág. 63; Thomas Bullock Report, 16 June 1844 (morning), pág. 380; George Laub Journal, 16 June 1844 (morning), p. 382; McIntire Minute Book, 16 June 1844 (morning), pág. 383).